Al momento de elegir un vehículo es indispensable que tomes en cuenta que el sistema de frenado es esencial, las principales diferencias en frenos ABS y frenos convencionales se basan en la respuesta que dan ante las situaciones de emergencias.

Otras diferencias:
  • Los frenos ABS cuentan con sensores que se comunican con un sistema electrónico para evitar bloqueos y deslizamientos de los que carecen los frenos convencionales.
  • El sistema ABS permite frenar ante emergencias y controlar la dirección del vehículo e incluso evitar un obstáculo, algo imposible con los frenos convencionales.
  • El uso en el frenos ABS requiere que pisemos a fondo el pedal e incluso el embrague, hasta que el coche esté parado por completo; mientras con los frenos convencionales lo que se recomienda es que vayamos frenando gradualmente con el fin de evitar el bloqueo.
  • En una superficie homogénea, la distancia de frenado es más larga con los frenos ABS que con los convencionales, pero en casos de superficies deslizantes como arena o gravilla, los ABS responderán mejor y la distancia recorrida será menor.
  • La principal ventaja de los frenos convencionales frente a los ABS es que son más económicos en reparación y mantenimiento.