Si recién inicias a manejar esto te puede ayudar, no solo se trata de cambiar velocidades, frenar o acelerar.

Lo primero que debes saber es que el clutch es el encargado de transmitir movimiento a la caja, regularmente lo ocupamos para hacer cambios de velocidades y para hacer una dinámica al momento de manejar, aunque muchos digan que no tienes que usar para todo el clutch te vamos a contar como es que funciona este componente.

Toma en cuenta estos consejos:

  1. Si tus frenos traseros son más fuertes que los delanteros, deja de manejar el auto para que tengas un equilibrio entre los frenos delanteros y traseros, el vehículo se detendrá más rápido.
  2. Limpia tus frenos: acelera a una velocidad de autopista, la cual es de 105 a 110 km/h (65 – 70 mph), (en un área segura) y detén el auto muy rápidamente (no trabes los frenos).
  3. Practica en un lugar seguro. Cuida tu entorno (auto, peatones y otros automovilistas) ve a zona seguras para asegurarte de las habilidades que creas tener.
  4. Frenar con fuerza y escuchar un pequeño chillido te permite saber que te encuentras al límite de tu tracción.
  5. En un vehículo con frenos no equilibrados (los frenos traseros son mucho más fuertes que los delanteros o viceversa), asegúrate de revisar las pastillas de freno y los rotores, cámbialos si es necesario.
  6. En superficies de baja tracción (grava suelta, nieve o hielo), mantén la tracción y no presionar el freno con demasiada fuerza (esto también conserva tu capacidad para manejar).
  7. Intenta usar un poco el freno de mano para reducir la distancia de frenado.
  8. En un vehículo con frenos no equilibrados (los del lado izquierdo están más duros que los de la derecha o viceversa), es necesario mantener la suficiente tracción para corregir la dirección del auto.
Si requieres servicios específicos de rectificado, cambio o soluciones para clutch y frenos, visítanos en FEREM, te atenderemos con gusto.

Con información de WikiHow